Vi el documental “Las Tres Muertes de Marisela Escobedo” y esto fue lo que pensé

El documental de Netflix sobre Marisela Escobedo me dejó tan en shock, que no sé si indignarme o solamente llorar. *SPOILERS AHEAD*. 

Amo mi país, lo amo. Pero hay cosas en él que repudio sin control. Una de ellas es la cultura machista que es igual de tóxica para hombres que para mujeres. Esta cultura ha provocado TANTO dolor en TANTAS familias, que de verdad se me estremece el corazón. 

En México vemos micro machismo todos los días… en los chiflidos en la calle, en la brecha salarial, en las tareas domésticas, en los roles de género, en muchas cosas. Pero algo que de verdad hace que hierva la sangre es la violencia contra la mujer. 

Hace unos días rolaban por redes sociales un audio en donde nos explicaban el por qué han desaparecido tantas mujeres jóvenes en los últimos meses. Nos venden a 10 mil pesos a tratantes de blancas, para ser prostituidas hasta la muerte. Literalmente, nuestras vidas valen 10 mil pesos, por dinero para hombres que necesitan donde poner sus genitales (no logro explicarlo de otra manera). Pagan por nosotras menos que lo que algunas personas pagan por un perro de raza.

 Así de triste es nuestro país. Así de poco somos valoradas.

 Lo segundo peor es que nadie hace nada y lo tercero peor es la impunidad con la que estos delincuentes se mueven. Más del 90% de los feminicidios no son resueltos. La cifra es parecida para las violaciones. 

¿Qué me hace sentir esto? Que muchos hombres nos ven como viles objetos sexuales. Literal unos hoyos que cuando les estorban pueden simplemente desechar. 

El día de hoy vi la historia de Marisela Escobedo y lloré. Lloré y pensé muchas cosas. Sentí demasiada impotencia. ¿Si yo desapareciera mi mamá me buscaría así? ¿Saldría a marchar? ¿Qué harían mis hermanos? ¿Darían su vida por encontrarme? 

La historia de Marisela es la historia de una heroína, de una mujer fuerte que no aceptó impunidad para la muerte de su hija Rubí. Una mujer que dejó atrás los miedos. Los miedos a ser violada, asesinada, agredida, por buscar la justicia. 

Hoy, abrazo a Rubí hasta el cielo y también abrazo a Marisela. Y hasta allá arriba les quiero decir que conozco muchas mujeres que están haciendo lo posible para hacer cambios día a día en nuestro país y ya sean micro cambios, espero que a nuestras hijas les toque un lugar mejor por vivir.

Le recomiendo este documental a todas las personas que quieran sensibilizarse al respecto. Es hora de abrir los ojos frente a las realidad que vivimos, no cerrarlos porque “ojos que no ven, corazón que no siente”. No. Es hora de sentir, hora de llorar y hora de hacer algo.  

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s